Las promesas de Dios son seguras

Este es un testimonio que confronta la fe de la persona en necesidad, pero el brazo fuerte del Señor surge en defensa de sus hijos. Es un recordatorio de su promesa “no te dejaré ni te desampararé”. Que esta experiencia sea real en tu vida y sea de inspiración para ti. Comparte con otros estas bendiciones y las que Dios te da.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This blog is kept spam free by WP-SpamFree.