Temperancia, nutrición y crecimiento espiritual 3/3 – La importancia de un intestino sano

Mensajes para crecer espiritualmente, compartirlos y disfrutar de la vida, presentados por la Licenciada en Nutrición Liz Puesán.

Temperancia, nutrición y crecimiento espiritual 2/3 – Razón vs emociones

Mensajes para crecer espiritualmente, compartirlos y disfrutar de la vida, presentados por la Licenciada en Nutrición Liz Puesán.

Temperancia, nutrición y crecimiento espiritual 1/3 – El templo de Dios

Mensajes para crecer espiritualmente, compartirlos y disfrutar de la vida, presentados por la Licenciada en Nutrición Liz Puesán.

Libros de inspiración

El mundo es tuyo, pero tienes que ganártelo – Kim Woo-Choong

Pushing to the front – Orison Swett Marden

¡Crear o morir! Andrés Oppenheimer

Driven from home – Horatio Alger Jr.

The cash boy – Horatio Alger Jr.

The errand boy – Horatio Alger Jr.

Nothing to do, a tilt at our best society – Horatio Alger Jr.

My water-cure – Sebastian Kneipp

My water cure as tested … – Sebastian Kneipp (otra versión)

Thus shalt thou live – Sebastian Kneipp (5 pillars: water, plants, exercise, nutrition and balance)

My will – Sebastian Kneipp

The New Science of Healing – Louis Khune

Il Libro Delle Cure Naturali – Romolo Mantovani

Medicina natural al alcance de todos – Manuel Lezaeta Acharán

Salud de la Botica del Señor – María Treben

Swedish Bitters Healing Testimonies

Consejos sobre el régimen alimenticio – EGW

Consejos sobre salud – EGW

El Ministerio de Curación – EGW

La batalla de cada hombre – Stephen Arterburn

La batalla de cada mujer – Shannon Ethridge

La batalla de cada hombre joven – Stephen Arterburn

¡Bienvenido! – Un canto muy hermoso

Bienvenido

 

Con gran gozo y placer

Nos volvemos hoy a ver;

Nuestras manos otra vez estrechamos.


Se contenta el corazón

Ensanchándose de amor;

Todos a una voz a Dios gracias damos.

 
Coro
¡Bienvenido! ¡Bienvenido!

Los hermanos hoy aquí

Nos gozamos en decir:

¡Bienvenido! ¡Bienvenido!

Al volvernos a reunir, ¡Bienvenido!

 


Hasta aquí Dios te ayudó,

Ni un momento te dejó,

Y a nosotros te volvió, ¡Bienvenido!

El Señor te acompañó, su presencia te amparó,

Del peligro te guardó, ¡Bienvenido!
 

Coro

Dios nos guarde en este amor,

Para que de corazón,

Consagrados al Señor, le alabemos

En la eterna reunión.

Do no habrá separación,

Ni tristeza ni aflicción. ¡Bienvenido!